Los factores de crecimientos, eficaces contra la artrosis

La artrosis es una enfermedad crónica que afecta al 70% de las personas mayores de setenta años produciendo limitaciones de movimiento e, incluso, un 25% queda incapacitada para realizar las actividades normales de la vida cotidiana. De hecho, es considerada como la cuarta causa de incapacidad entre las mujeres y la octava entre los hombres.
Sin embargo, con la llegada de los factores de crecimiento que están revolucionando los tratamientos médicos, la artrosis podría, al menos, ralentizarse.
Los factores de crecimiento son una serie de elementos que contribuyen a la reparación de los tejidos, interviniendo en la comunicación celular y transmitiendo su información al interaccionar con los receptores situados en la membrana celular.
Los estudios realizados en diversas partes del mundo con aplicaciones de factores de crecimiento en pacientes con artrosis han constatado la eficacia de estas proteínas.
Resultados de las aplicaciones
Las inserciones de factores de crecimiento se han realizado a personas en las distintas fases o grados de la enfermedad, para poder retrasar el tratamiento definitivo de las artrosis graves que consiste en la sustitución quirúrgica de la articulación por una prótesis.
Los resultados revelan que los pacientes con un menor grado de artrosis, obtienen un mayor efecto protector del cartílago y restauran su equilibrio fisiológico, lo que demostraría que si es posible ralentizar la enfermedad.
En este sentido, el 78% de los pacientes que han sido tratados han experimentado una disminución significativa del dolor y una recuperación considerable de la capacidad de movimiento, mejorando su calidad de vida.
Ni la edad, ni el sexo parecen ser factores determinantes en este nuevo tratamiento contra la artrosis, aunque es cierto que la mejoría más grande se produce en las personas con menor desarrollo de la enfermedad en el momento de recibir los factores de crecimiento.
De esta manera, los factores de crecimiento suponen un gran avance que impediría que las personas con artrosis se quedaran sin movilidad, pudiendo realizar sus actividades cotidianas con normalidad, y que con el tiempo, puede suponer la curación definitiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *