¿Dónde comprar una canastilla para recién nacidos?

 

La llegada de un bebé hace que toda la casa se vire patas arriba. Hay que pensar primeramente en la seguridad del niño y después en todo lo demás. Pero además de las medidas lógicas de seguridad, también hay momentos de la preparación que son muy divertidos. Una de las actividades favoritas de las madres es comprar la canastilla del bebé. Algunas simplemente se van a la tienda más cercana y otras se vuelven como locas por las canastillas artesanales.

Las canastillas artesanales son tan difíciles de encontrar como parece. Es cierto que muchas veces la maternidad llega de sorpresa y las mujeres no están preparadas, no saben dónde encontrar las cosas y se estresan un poco. Pero las canastillas artesanales están donde está todo lo demás, o sea, en Internet.

Sí, las tejedoras y bordadoras también han tenido que migrar sus negocios hacia la red porque es allí a donde todo el mundo va a hacer las compras o al menos a averiguar dónde conseguir lo que necesitan. Por eso es que las mujeres que se han dedicado toda su vida a hacer canastillas artesanales han tenido que promocionarse en Internet. Y por suerte para las embarazadas porque así les es mucho más fácil dar con ellas.

Las canastillas artesanales son las favoritas de muchas madres porque son ropitas únicas que hacen que su bebé luzca diferente a los demás. El carácter artesanal de estos productos les da una singularidad que no se puede conseguir de ninguna otra manera. Parecía que la industrialización y el consumismo extremo arrasarían con estas canastillas, pero la verdad es que estas nunca pasaron de moda.

Estas canastillas artesanales son de una ternura insustituible porque nos hacen pensar en nuestras abuelitas y en la manera en que estas se ponían a tejer en las tardes de veranos mientras nosotros nos dedicábamos a jugar y a beber limonada bien fría.

Pero sin dudas mejor incluso que comprar una canastilla artesanal es hacer una. No tiene que ser perfecta ni usar la mejor técnica, a fin de cuentan no somos expertas, pero realmente es un lindo ejercicio para una embarazo. Algo que le permitirá guardar recuerdos de esos meses en que llevó a su hijo en el vientre. Y con un poquito de suerte hasta podemos hacer algo que realmente se pueda usar. Claro que todo es cuestión de gustos, pero las canastillas artesanales son las favoritas de muchas personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *